martes, 12 de noviembre de 2013

10 cosas que debes hacer si sufres un dolor terrible

Fuente Imagen: Google.

En primer lugar, me gustaría decirte que sé lo que estás pasando. Sé que el dolor emocional se ha convertido en dolor físico, sé que hubo ocasiones en que no podías ni comer, que querías que el dolor cesara de una forma mágica, es decir, con un “ya basta” quieres que el dolor finalice y que todo esté bien. Pero, no será así. Fuera de ti no hay un “salvador”, la única persona que puede salvarte del infierno que estás viviendo en tu cabeza y tu corazón eres tú mismo.
Las cosas han cambiado, tu vida ha cambiado y si estás en el momento cúspide de dolor, difícilmente lo podrás ver con claridad.
Quiero que me escuches, quiero que sepas que te hablo con amor, quiero que sepas que te comprendo y que sé bien en el infierno en que te encuentras, porque todos de una forma u otra llegamos a conocerlo. Lo importante es que sepas y entiendas que éste no es el final, éste no es tu final aunque quisieras que todo acabara para no sentir más nada.
Quisiera comentarte algunas situaciones, tal vez estés pasando ahora mismo por alguna de ellas:

1. Muchas veces el dolor y un montón de preguntas pueden atacarte por las noches, esto te llena de ansiedad, desesperación. Debes intentar encontrar calma, será difícil lo sé, pero no debes rendirte. Intenta descansar, probablemente te despiertes ansioso porque tus sueños o pesadillas te harán revivir el problema que tienes o la situación de dolor que te embarga. Céntrate en ti mismo, si abres los ojos puedes ver que estás en tu cama, nada de lo que viste en el sueño está pasando realmente. Céntrate en ti mismo.

2. Las mujeres somos muy seguidoras de lo mágico, sobre todo cuando tenemos un problema, sé que vas a intentar buscar los horóscopos para que alguien te diga que, por arte de magia, todo se arreglará el día de mañana. Efectivamente todo se va arreglar eventualmente, pero no será porque el chico o la chica que lee el tarot en la televisión, para dar el horóscopo del día, lo diga; se va arreglar porque tú tendrás las herramientas necesarias para arreglarlo, tú eres la co-creadora de tu mundo y el Universo va conspirar para que puedas arreglar tu situación de alguna manera. Quizás no de la forma en que tú querías o quieres, pero se va arreglar porque todo pasa en la vida, incluidos tus problemas, tus tristezas y tus dolores.

3. Escuchar música triste no te va hacer nada bien, así que es mejor que la evites. Intenta encontrar una música con la que te identifiques. Ojalá sea inspiradora, la idea es encontrar un “himno personal” que puedas escuchar cuando la tristeza quiera embargarte. El objetivo primordial es equilibrar tu mundo emocional. Ya te lo dije, eres co-creador de tu mundo, debes cuidar de ti mismo y trabajar en pro de que estés mejor, y este trabajo es de todos los días y no de uno solo.

4. Si tu problema es un desamor, y esa persona no quiere hablar contigo, está evitándote de alguna manera, no quiere que insistas y no entiendes por qué… Será difícil pero debes dejarle ir. Debes darte tu puesto, si ya no te quiere a su lado no debes rogar ni insistir. Será muy difícil dejar a la persona que amas, pero probablemente ya no te ama a ti y debes aceptarlo con la cabeza en alto. Diste lo que podías, hiciste lo que podías, así que suelta el dolor y no te quedes con él. La vida continúa inexorablemente.

5. No todo podrás comprenderlo, hay cosas que tendrás que aceptar simplemente.

6. Quizás la situación, las personas, la vida han sido injustas contigo. Sin embargo, no “harás justicia” manteniendo rencores en tu corazón. La vida siempre está en constante equilibrio, y nos devuelve lo que le hemos dado, y eso es una ley que funciona en ambos lados… así que preocúpate por lo que das y lo que guardas en tu corazón.

7. En la cúspide del dolor, muchos sólo han encontrado consuelo en la Divinidad (Dios, o como lo quieras llamar). Esto es más allá que hablar de religión, se trata de conectarte con tu propia divinidad, conectarte con tu Ser. Escuchar dentro de tu corazón las señales, la intuición y la sabiduría que dirige tus pasos. A veces, cuando esa conexión se ha perdido y se está retomando, muchos sienten vergüenza por sus equivocaciones, por “alejarse tanto”, si éste es tu caso no te castigues, porque acá no se trata de castigos. Reconoce que te has equivocado, y proponte sinceramente actuar cada día lo mejor posible. La Divinidad te acompaña en todo momento, y lo único que busca es que tú seas feliz, que estés bien. No te sientas solo nunca, porque nunca estarás solo.

8. Sé valiente, tu camino no será fácil… caminar sobre el dolor nunca lo es, pero no te rindas.

9. Sé paciente, tendrás las herramientas y las oportunidades necesarias para arreglar las cosas, pero es posible que no aparezcan de un día para el otro. Hay cosas que aparecen rápido y otras se tardan más, pero no temas porque todo llega y llegará.

10. Por último, no te rindas… sé que duele y sé que es muy difícil pero no te rindas. Aguanta, aguanta… valdrá la pena.

Que la Divinidad nos acompañe siempre.
Os quiero.

Waldylei

1 comentarios:

cris dijo...

Muy buen artículo

Perfiles sociales

Twitter Facebook Google Plus LinkedIn RSS Feed Youtube Instagram

Suscribirse por correo

Archivo

Licencia

Adjuntos al Directorio Web de la Red Mundial de Escritores en Español.

Mi trabajo tiene licencia Creative Commons.

Con la tecnología de Blogger.

Copyright © 2012-2019 El Espacio de Waldylei | Powered by Blogger
Design by Lizard Themes | Blogger Theme by Lasantha - PremiumBloggerTemplates.com